Un ombligo olímpico y con polémica

Por: Verónica Calderón | 16 de agosto de 2012

En su página en el sitio oficial de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, la atleta Habiba Ghribi dejaba muy claro su objetivo: ganar una medalla. Lo consiguió. El 6 de agosto se convirtió en la primera tunecina en subir a un podio olímpico, obtuvo la plata en la prueba de 3.000 metros con obstáculos. Emocionada, dedicó su triunfo a los tunecinos, en especial a las mujeres, y al “Nuevo Túnez”. Pero, aparentemente, algunas partes del “Nuevo Túnez” no estaban listas para su logro. Al menos no para su ombligo.

Ocurre que Ghribi, de 28 años, vestía un traje deportivo que mostraba —además de su ya mencionado ombligo— su abdomen, piernas y brazos al desnudo. Un atuendo que no desentonaba con el de sus competidoras. Pero para los tunecinos más conservadores, poco más que “ropa interior”. “Túnez no necesita mujeres que corran desnudas”, anotó un indignado aficionado en Facebook. Otros incluso exigieron que se le retirara la nacionalidad.

Los insultos contra Ghribi no son extraños. Otras atletas árabes han sido igualmente insultadas. A la saudí Wojdan Shaherkani, que compitió en la prueba de judo, la llamaron “prostituta” y a la afgana Tahmina Kohistani, también atleta, la calificaron de “vergüenza nacional”. Pero la polémica por el traje de Ghribi se distingue porque ha exacerbado el debate sobre la igualdad de género en Túnez un tema álgido en el país que vio nacer la Primavera Árabe. Túnez es uno de los países que más protegían los derechos de las mujeres en el mundo árabe. Ghribi, a diferencia de las competidoras saudí y afgana, compitió sin el hijab. El Código de Estatuto Personal que prohíbe la poligamia y el repudio se promulgó en 1956. El divorcio voluntario, los anticonceptivos y el aborto son legales. No obstante, el borrador de la nueva Constitución redactado a la sombra de Ennahda, el partido islamista que encabeza la coalición del Gobierno tunecino elegido tras la caída del dictador Ben Ali en enero de 2011, considera a las mujeres “complementarias” a los hombres. Miles de tunecinos se lanzaron el lunes a las calles en protesta con esta reforma. El partido en el Gobierno, atrapado entre las exigencias de los salafistas (que, entre otras cosas, abogan por la imposición de la sharia) y la oposición laica que afirma que las reformas conservadoras “traicionan” los ideales que impulsaron la Revolución de los Jazmines, insiste en que no limitará los derechos de la mujer. Pero muchos son escépticos.

La bloguera Lina Ben Mehnni —cuya bitácora, A Tunisian girl, recogía testimonios sobre el inicio de la Primavera Árabe— anunció en su blog que había asistido a las manifestaciones. Una de las imágenes que acompañan su texto muestra a una mujer con un cartel: “Soy una mujer completa, no un complemento”. Y las mujeres tienen ombligo.

Fuente: El país.

Esta entrada fue publicada en artículos, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *