CONSECUENCIAS DE LOS MALOS TRATOS

CONSECUENCIAS PSICOLÓGICAS DE LOS MALOS TRATOS

Debemos tener en cuenta que cuanto más severo y continuado es la situación de maltrato en la que vive la mujer, mayor será el impacto que provocará en su salud, tanto física como mentalmente.

Es de destacar que estos trastornos pueden continuar aún después de que la situación de malos tratos haya cesado y que estas consecuencias pueden advertirse tanto en las mujeres víctimas, como en las víctimas secundarias de este maltrato, es decir, hijos/as de la mujer maltratada.

CONSECUENCIAS  EMOCIONALES, EN LAS RELACIONES Y EN LA AFECTIVIDAD

La víctima suele presentar los siguientes síntomas:

–          Sentimientos generalizados de indefensión

–          Temores generalizados, pánico y distintas clases de fobia.

–          Gran dependencia afectiva.

–          Rabia, cambios bruscos de humor.

–          Desconfianza no sólo en sí misma, sino hacia  los demás.

–          Miedo ante las relaciones.

–          Suelen sufrir trastornos de angustia con o sin agorafobia.

–          Estrés, depresión y, en ocasiones, pueden llegar incluso a  intentos de suicidio.

–          Buscan encerrarse en sí mismas como medio de protección.

–          Suelen aislarse.

CONSECUENCAS SOBRE LA SEXUALIDAD

–          Ausencia total o parcial de deseo.

–          Temor ante las relaciones sexuales.

–          Ausencia de orgasmo en las relaciones.

–          Dolores y molestias en vagina, región pélvica y abdomen, durante y después de mantener relaciones.

–          Contracción involuntaria de los músculos de la vagina durante el coito.

CONSECUENCIAS SOBRE EL FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL

–          Autoevaluaciones negativas y baja autoestima: infravaloración, sentimientos de fracaso y de incapacidad.  Concepto negativo sobre su aspecto físico.

–          Negación del maltrato.

–          Cambios en los esquemas cognitivos, en las creencias sobre el mundo.

–          Ideas de culpa.

–           Miedos y desconfianza en sí misma.

–          Disminución de la atención y de la concentración; lo que ayuda a reforzar su sentimiento de  infravaloración.

–          Dificultad para recordar, suelen sentirse despistadas y olvidan con gran facilidad cualquier cosa.

–          Recuerdos intrusivos de las agresiones, lo que facilita el que les resulte más difícil su recuperación.

CONSECUENCIAS SOBRE LA SALUD FÍSICA.

–          Insomnio, pesadillas.

–          Dolores de cabeza y de espalda.

–          Dolores abdominales, partos prematuros, abortos, Infecciones genitales y desgarros vaginales.

–          Rotura de huesos.

–          Hematomas, mordeduras, quemaduras, cortes y heridas leves o incluso graves.

–          Déficit neuropsicológicos a consecuencia de los golpes recibidos.

–          Si son fumadoras, suelen fumar mucho más.

–          Algunas se vuelven alcohólicas o adictas a las drogas o a los sedantes y ansiolíticos  al verse incapaces  de encontrar una salida a  su situación.

–          Pueden darse trastornos en la conducta alimenticia: Anorexia nerviosa o Bulimia nerviosa.

–          El miedo puede llevarlas a trastornos como la hipocondría.

–          Suelen caer en graves episodios depresivos.

CONSECUENCIAS EN EL DESEMPEÑO DE SUS FUNCIONES LABORALES

MUJERES QUE TRABAJAN DENTRO DEL HOGAR

–          Limpieza compulsiva o ausencia total de ganas de realizar cualquier tarea.

–          Desánimo, apatía

–          Miedos, angustia, sentimientos de soledad y abandono.

–          Ansiedad

–          Baja energía.

MUJERES QUE TRABAJAN FUERA DEL HOGAR

–          Absentismo laboral.

–          Baja productividad y disminución del rendimiento.

–          Incapacidad temporal.

–          Disminuye la concentración y la atención, llegando a cometer errores.

–          Temores e inseguridad.

–          Dificultades de acceso a la formación y pérdida de oportunidades de promoción en su trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *